Mi lectura en la clausura del 26 Festival Internacional de Poesía de Medellín

No conocía Medellín, nunca había ido como espectadora a su gran Festival Internacional de Poesía, así que la invitación fue una grata sorpresa. Un premio. Regresé a Santa Marta con angustia, lo confieso. Traje el alma repleta de poesía, además había conocido a poetas muy buenos y reconocidos. Para quienes escribimos poesía, llevar tanto qué decir adentro es una sensación perturbadora. A mi me sucede que no se qué hacer con tantas palabras, imágenes, recuerdos, decisiones, metáforas, sensaciones, alucinaciones, miedos y presagios. Y el poema no se me da así de fácil, el poema va creciendo en mis vacíos y mientras lo hace me bloquea, me entristece, me retuerce. La felicidad está en crearlo, parirlo y llorar de alegría una vez lo veo transformado en un texto cercano al torbellino que lo engendró.

Video: cortesía de la Revista Desorbita

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s