“En mi alcaldía no se perdió un solo centavo”, Alfonso Díaz Granados

Alfonso Díaz Granados Dávila tiene 92 años, la mayor parte de su vida la ha dedicado a su pasión por la política, sobre todo la política cienaguera, que conoce muy bien desde antes de convertirse en el primer alcalde elegido por voto popular de su municipio  (1988 -1990). Aunque no ejerce ya ningún cargo político, vive la política a diario, y se mantiene informado sobre los asuntos políticos que conciernen a Ciénaga y al país. Es un hombre de la política que manifiesta un compromiso total con su pueblo, como pocos lo hacen. Lo visitamos en su apartamento de El Rodadero:

DSC_0375

¿Cuál es su opinión sobre la situación política que se respira en Ciénaga?

La política de Ciénaga es una política llena de errores  y equivocaciones. Ojalá, con el favor de Dios, cambien las cosas en estas elecciones de octubre, porque la situación de hoy es lamentable. Los malos comentarios que escucho me avergüenzan. Uno no puede tapar con las manos nada de lo que está ocurriendo. Por esta razón, ruego un cambio en la política cienaguera, que se acaben los nombres que han cubierto de ignominia a la sociedad. Que no vayan a repetir los mismos errores, porque eso es lo que ha sido Ciénaga: una sucesión de servidores públicos que dejan mucho que desear, que no cumplen con su deber, que solo han perpetuado la vergüenza. Hay concejales que deben dejar su cargo para el bien del municipio.

¿Cuáles son esos hechos concretos que tanto le avergüenzan?

Decir cuáles son esos hechos es una perogrullada, esa expresión significa que las cosas las sabe todo el mundo, que no hay nada más que decir. ¿Para qué herir susceptibilidades sobre cosas que todo el mundo comenta en las calles de Ciénaga?

Se aproximan las elecciones locales, ¿cuál de los aspirantes a la alcaldía de Ciénaga considera usted que es el más apropiado para acceder este cargo?

Son varios los candidatos. Antes de que se escucharan los nombres de esos candidatos, afloraron unos personajes interesantes que no continuaron con la iniciativa. El doctor Carlos Payares quería lanzarse, pero desistió. Las mismas condiciones pecaminosas de la política no dejan que la gente de prestigio se asome. Allí, los quieren arruinar y quitarle la plata que no tienen; los quieren sacrificar. y una persona de prestigio no cae en estos juegos. El problema es conseguir un buen candidato. Muchos de ellos no tienen plata. Otros aspirantes están rodeados de inconvenientes morales, que no es posible apoyarlos. Hay otro que terminará haciendo el ridículo, no sabe trabajar ni pelear. También hay algunos aspirantes muy respetables. Ojalá aparezca un candidato o candidata que genere confianza y con una hoja de vida que los respalde.

¿Y cómo ve el panorama electoral en Santa Marta y el Magdalena?

En Santa Marta no estoy muy enterado porque siempre me ha preocupado la situación cienaguera. Solo sé de la candidata del Gobernador. De hecho, no sé por qué las mujeres no están dominando el panorama político siendo mayoría, y, además, porque las mujeres son delicadas y honorables por naturaleza; por eso valen la pena que estén en la política.

¿Qué espera usted del próximo alcalde de Ciénaga?

Lo que me preocupa son las costumbres políticas que se atraviesan en el camino. Hay cienagueros que están preparados para borrar la tétrica imagen que tiene la alcaldía de Ciénaga, pero no hay forma de que sean candidatos. Ojalá los buenos candidatos tuvieran la envergadura y el valor de lanzarse sin importar a ahogarse. Es que ahogarse en Ciénaga no es un baldón. Se ahoga el tipo que no peca, que no comete delito, el que no lleva una plata robada de la misma entidad oficial. En cualquiera de las posiciones del mando de la política en Ciénaga no se ahogan quienes reciben dinero en abundancia, porque la costumbre es comprar y vender el voto. Vamos a ver si acabamos con esa desgracia moral que nos ha martirizado tanto tiempo, porque el pueblo ha sido víctima y lo han corrompido: sale a votar y en el camino lo pervierten.

¿Qué le parecen las negociaciones de paz que están desarrollando en La Habana?

Yo, personalmente, soy admirador de Juan Manuel Santos, pero los acuerdos de paz cada día amanecen con un concepto diferente. Un día la guerrilla comete una atrocidad y ataca, y al otro día dice que está de acuerdo con dejar las armas y no seguir matando a los colombianos. ¿Qué podemos hacer? A mí me parece que ya es hora de enfrentar a la guerrilla y preguntarle qué quiere. Si quiere seguir peleando estamos dispuestos y tenemos un ejército grande para hacer respetar las leyes y la soberanía de Colombia y, si quiere arreglar, no hay que demorarse en los diálogos imponiendo condiciones porque lo importante es el futuro de los colombianos.

Leyendo la acción de tutela que interpuso a la Drummond en 1993.
Leyendo la acción de tutela que interpuso a la Drummond en 1993.

¿Cómo imagina a la Colombia del postconflicto?

¿Una Colombia sin guerrilla? Pero si aquí se miente todos los días con el proceso de paz. Hacen 10 años están diciendo que la guerrilla tiene 50 años y se comen los 10 años, ya tiene como 70 y no le pasan los años.

La paz debe venir sencillamente porque no entendería ningún gobierno del mundo que permita que se sigan matando a los hijos de la tierra respectiva…, no podría concebir eso. ¿Cómo se puede entender que se siga atacando a los niños, que los recluten para la guerra y que nadie lo impida? Todo eso tiene que acabar, porque las circunstancias no permiten que sigan matándose a los niños ni a las mujeres, a una democracia y a una soberanía sin que nadie diga nada. Y no hay quien diga nada porque los perros no ladran cuando tienen la boca llena. Lo que quiero decir es que los políticos no dicen nada cuando reciben dinero, no se exponen, ¿para qué? Siguen la suerte que estamos viviendo, no hay valor personal de nadie, pero esto sucede, especialmente, porque no se puede hablar siendo culpable.

¿De todas las obras que hizo en su administración como alcalde de Ciénaga, de cuál siente mayor orgullo?

En mi Alcaldía no se perdió un solo centavo. A los cuatro días de estar posesionado se presentó una reclamación de cesantías, pero se investigó y determinó que la persona iba a cobrar dos veces. Hablé con el contralor, le dije que podía ir a la cárcel por tales equivocaciones. Después de eso no volvió más nadie a cobrar dos veces una prestación social.

Yo desearía que surgiera alguna persona y me dijera: ‘Usted como alcalde dejó que se robaran cierta cantidad de dinero’. ¿Por qué me odian los políticos? Porque no permití que se robaran un centavo de la riqueza popular, no permití que se llevaran un centavo de los dineros de la tesorería, porque me opuse de manera terminante a los malos pasos de los corruptos.

Me hicieron propuestas de obras por 5 millones de pesos cuando costaban 1 millón en aquel entonces. Esa era la Ciénaga que yo encontré. Yo no recibía plata, no tenía recursos para hacer ni una sola obra, pero se me ofrecieron personas que hicieron obras y fue de esa manera como hice un colegio en Zona Bananera. Un gran colegio en Santa Rosalía.

¿Qué más hubiera querido hacer por Ciénaga?

Con recursos hubiera hecho más por mi municipio. Yo cobré mi primer sueldo a los cuatro meses, siempre pensando en que lo que entrara a la tesorería fuese para pagar a la gente que necesitaba más que yo. Me presté para todos los sacrificios, para que las cosas tuvieran las mejores soluciones. Y si hubiera tenido plata hubiera hecho de Ciénaga obras verdaderas. Daré un ejemplo de una vergüenza grande para la política de Ciénaga. Nos citaron a unos alcaldes a Cartagena. A mí me llevó Alfonso Vives en su carro porque Ciénaga no tenía vehículos. Cuando llegamos, encuentro que el gerente del Instituto de Crédito Territorial me conocía sobradamente. Le comenté de mi situación en Ciénaga y este dijo: ‘Te voy a hacer 200 casas en Ciénaga. Tú sólo consígueme el lote’. Hablé con los Riascos, que eran muy amigos míos, y me dijeron: ‘Ahí está la tierra al precio que quiera la alcaldía para que se construyan esas casas’. ¿Y saben qué dijeron los concejales, que tendrán que llevar la vergüenza en su cara? ‘A ese alcalde no le dejamos hacer una casa’ y no me permitieron que ejecutara ese plan de vivienda.

Usted visualizó los problemas ambientales que generaría la presencia de la Drummond cuando se autorizó el establecimiento del puerto y muelles carboníferos en el sector de Papare. ¿Qué hizo en concreto?

Un hombre de instituciones fuertes tanto en la política como en el matrimonio. En la foto posa junto a su esposa Margarita Zabarían Riascos.
Un hombre de instituciones fuertes tanto en la política como en el matrimonio. En la foto posa junto a su esposa Margarita Zabarían Riascos.

Al saber que iban a hacer un puerto de carbón en Ciénaga, lo primero que se me ocurrió pensar fue en el polvillo que mataría a mucha gente.

Interpuse una tutela en compañía de Alfredo Riascos Labarcés ante el Tribunal Superior de Santa Marta. Dos miembros del tribunal, en octubre de 1993, la desestimaron por improcedente, pero un tercer magistrado, el doctor Fernando Arrieta Charry, hizo un salvamento de voto que recogía nuestras preocupaciones. La realidad nos ha dado la razón a un precio muy alto. Las regalías, que todos añoraban desde entonces, las han invertido en la corrupción. Alfredo Riascos pidió concepto al mundo entero para respaldar la tutela. Nosotros llegamos hasta la Corte diciendo lo que iba a pasar y ahora dicen que hay más de 100 hombres al borde de la tumba por esta razón y los  que vienen. Hasta las playas se están enfermando por causa del polvillo y la erosión.

La charla con ha llegado a fin. Siempre de buen humor, Alfonso Díaz Granados acepta posar con su esposa, Margarita Zabaraín, para una sesión de fotos. Tomándola de la mano, resalta que son más de cincuenta años de vida matrimonial al lado de una mujer “que todavía me cela y a la que adoro”.

Anuncio publicitario

2 comentarios en ““En mi alcaldía no se perdió un solo centavo”, Alfonso Díaz Granados

  1. Maravilloso reportaje a uno de los poquitos abogados honestos de la Costa, digo mejor de Colombia. Alfonso Diaz Granados, es un hombre sin tacha, nunca ha sido tramposo como tantos y tantos abogados. Yo tengo una experiencia con el Dr Diaz Granados, que quiero hacerla pu’blica, en Bogota’ para un caso un poco dificil le otorgue un poder general total y amplio. En el negocio habia una estacio’n de Radio. pasaron los a#os, y un dia en mi apto del Rodadero, me dijo, Chechy han pasado mas de 20 a#os y yo conservo tu poder, es hora de que lo revoquemos. Todo ese tiempo, cualquier abogado, me hubiese dejado hasta sin dientes, desde el primer momento . Lo admiro y lo quiero mucho, igual toda mi familia que no solo quiere, sino que lo respeta y admira. Muchos mas a#os con salud para el prestigioso abogado y maravilloso ser humano Alfonso Diaz Granados Da’vila.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s